Institutos de formación docente y ESI, un recorrido posible

Mientras continúa profundizándose el proceso histórico donde se despliegan demandas vinculadas a nuevas identidades y derechos postergados, con políticas públicas que avanzan en tensión con posiciones conservadoras y reaccionarias, docentes del ISFD 39 de Vicente López nos invitan a reflexionar en torno a una experiencia de trabajo colectivx vinculada a problemáticas de género y al espacio que ocupa, y debería ocupar, la Educación Sexual Integral en la formación docente.


Maria Eugenia Miguez - Ailen Grassi - Maia Shapochnik - Marisa Teplisky - Mariana Labhart - Natalia Rodriguez Zuñiga



En el presente artículo nos proponemos recuperar el recorrido en torno a cuestiones relacionadas a problemáticas de géneros y Educación Sexual Integral (ESI), del Instituto Superior de Formación Docente Número 39 de Vicente López en la provincia de Buenos Aires.



El mismo se encuadra en el marco de un contexto social y político en el cual se ha avanzado en la ampliación de derechos en el campo de los géneros y las sexualidades a partir de la sanción de múltiples políticas públicas que han impactado tanto en las subjetividades como en la estructura sociocultural en la Argentina. Advertimos que esto es un logro colectivo fruto de una larga lucha por parte de movimientos sociales y distintos sectores de la sociedad para democratizar el acceso a derechos que se consideran humanos y que, no obstante, han estado relegados solo a una parte de la población. En relación a lo referido, podemos mencionar algunas de las políticas públicas sancionadas durante las últimas dos décadas, tales como las Leyes de salud sexual y procreación responsable, de Educación Sexual Integral (ESI), de violencia contra las mujeres, de matrimonio igualitario, de identidad de género, Micaela, de interrupción voluntaria del embarazo, las cuales han tenido un fuerte impacto a nivel social, permitiendonos encuadrar el trabajo docente en un marco juridico que favorece practicas inclusivas y democratizantes.


Asimismo, queremos recuperar la impronta que han tenido los movimientos de jóvenes y de estudiantes en visibilizar estas demandas, y advertir que si bien muchas se han traducido en políticas públicas, como es el caso de la ESI, aún sigue siendo un campo de disputa.



Advertimos que el avance en términos de ampliación de derechos, al igual que la creciente visibilización de las demandas de lxs diversos colectivos, han sido claves para habilitar y favorecer proyectos educativos como el que pudimos llevar a cabo en el marco de la formación docente.



¿De dónde partimos?


El Instituto Superior de Formación Docente No 39 de Vicente López cuenta con un vasto recorrido promoviendo experiencias y prácticas vinculadas a poner en ejercicio la ESI y a visibilizar las problemáticas emergentes en torno a los géneros y sexualidades. En este sentido, se han podido recuperar las demandas de les estudiantes quienes han sido protagonistas en el proceso de sanción de normativas dentro de la institución, entre las que se destacan la incorporación de la promoción del uso de lenguaje inclusivo y el protocolo de actuación para casos de violencia de género. Ambas normativas se han sancionado en el órgano CAI (Consejo Académico Institucional), en donde se llevó a cabo un proceso de debate previo que posibilitó una democratización en la circulación de la palabra al interior de la comunidad del 39[1].


Partimos de los siguientes objetivos para diseñar la propuesta: sensibilizar en torno a la problemática de las violencias por razones de género y de orientación sexual en el ámbito institucional, y reflexionar en comunidad acerca de la ESI como herramienta política y pedagógica, para erradicarlas.


El espacio formativo fue pensado para abordar entre pares las prácticas docentes desde una perspectiva crítica y de género en el marco de una política institucional.



La potencialidad del trabajo entre colegas


La capacitación tuvo una duración de un mes. Se realizaron dos encuentros asincrónicos y dos sincrónicos con actividades de articulación entre ambas instancias. En esta línea, se diseñaron dos guiones de clases con los que se pretendía generar un acercamiento a las nociones básicas vinculadas a las temáticas abordadas, previas a los encuentros sincrónicos, y que pudieran brindar herramientas conceptuales que operen de base para los intercambios con colegas en los posteriores encuentros simultáneos. En relación a la elaboración del material del primer guión de clase, el mismo estuvo asociado a profundizar en torno a la construcción social del género, la noción de patriarcado y a problematizar las violencias de género. En el segundo guión, se hizo hincapié en la normativa de la ESI y sus diversas dimensiones de abordaje desde una perspectiva integral.



ESI en quechua

Los encuentros sincrónicos partieron de la premisa “toda educación es sexual”, recuperada de Graciela Morgade, quien sostiene que en las instituciones educativas siempre se educa en sexualidad aunque no se aborde el tema de manera explícita. En esta línea, advertir que el currículum oculto tiene impactos en la educación en sexualidad en términos de reproducción de desigualdades, estereotipos, prejuicios, entre otros, resulta nodal para fomentar la reflexión sobre la propia práctica docente. Desde este posicionamiento, trabajamos durante la dinámica de los encuentros simultáneos a partir de cuatro escenas recuperadas de la vida cotidiana del instituto. Estas situaciones incluían interacciones cargadas de violencia de género de tipo simbólica las cuales habían sido naturalizadas. A continuación compartimos dos de las escenas abordadas:


1-Una docente entra al aula y sobre el escritorio se encuentra la lista para tomar asistencia. En la misma se observa entre les estudiantes: Fernández, (Sofía) Bautista.


2- Un docente hace referencia en tono de “chiste” a que tal vez las alumnas mujeres no logren entender los ejercicios.


El intercambio se centró en desvelar la violencia simbólica implícita en las mismas y plantear de manera conjunta intervenciones pedagógicas alternativas que incluyeran una mirada con perspectiva de género. En este sentido, en la primera situación se hizo foco en el derecho a la identidad de género, haciendo especial hincapié en que la misma es autopercibida y debe ser respetada más allá de estar o no registrada formalmente en el documento de identidad. En la segunda escena emergió la problematización de las expectativas diferenciales de rendimiento académico según género, cuestión que ha sido naturalizada en el ejercicio de la docencia históricamente.


Se propuso sensibilizar a la comunidad a partir de dichos episodios y a la vez recuperar el trabajo colectivo sobre los ejes que plantea la ESI para el campo educativo.



¿Por qué la ESI situada?


Consideramos que abordar la ESI en forma situada, es decir, pensar la implementación de este enfoque desde nuestras realidades y en relación al contexto concreto donde se lleva a cabo, es esencial para adquirir real dimensión de las problemáticas y los desafíos socio institucionales que devienen de prácticas docentes e interacciones específicas al interior de las aulas y pasillos de la institución.



Otro elemento a destacar del trabajo situado ha sido la conformación del equipo de docentes que llevamos a cabo esta experiencia, el cual es interdisciplinario y se desempeña en diferentes carreras y niveles de la formación docente dentro del instituto, con el fin de no convocar a especialistas externos y favorecer un mayor nivel de intimidad, apertura y reflexión entre pares, haciendo hincapié en uno de los ejes centrales de la ESI.


Les destinataries de la capacitación fueron tanto el personal docente como preceptores y directives, lo cual ayudó a generar una mirada institucional sobre cuestiones de género y ESI que tuviera en cuenta cuestiones tanto pedagógicas como administrativas e institucionales.



El contexto pandémico dispuso que la experiencia se encuadre en una modalidad virtual, lo cual ha sido un desafío a la hora de pensar el abordaje de las temáticas y el diseño de las actividades. No obstante, también ha sido una oportunidad para democratizar el acceso a esta formación, favoreciendo la oferta del curso en horarios y días distintos.




Algunas reflexiones finales


Trabajar con colegas nos presentó desafíos, en tanto que el abordaje de estas temáticas impacta de diferentes modos en aspectos psicoemocionales en función de las trayectorias vitales y los posicionamientos político pedagógicos de cada participante. Además, plantear una capacitación para colegas en donde se ponen en cuestión nuestras propias prácticas pedagógicas resultó movilizador para el colectivo.



En relación a las potencialidades, advertimos que proponer un marco de trabajo compartido y horizontal resultó clave a la hora de favorecer la construcción de propuestas situadas para el abordaje transversal de las problemáticas referidas.


Por otra parte, en relación a cuestiones vinculadas a la política educativa, advertimos que uno de los condicionantes para la implementación de la ESI en las carreras de formación docente de la Provincia de Buenos Aires, está vinculado a que los respectivos diseños curriculares no la incluyen como materia de carácter obligatorio en tanto espacio específico. Por esta razón, la ESI suele enmarcarse en los denominados “Espacios de Definición Institucional” (EDI) y los “Trayectos Formativos Opcionales (TFO)”.


Estos espacios curriculares son horas de clase destinadas a lo que cada institución considere necesario como recorridos complementarios para la formación docente en base a las particularidades de cada contexto específico. Los EDI y TFO están supeditados a cuestiones de política institucional que varían en función de las necesidades socioinstitucionales advertidas como tales por la comunidad. Hasta el momento, las materias que se han dictado en estos espacios en nuestro instituto han sido sometidas a votación por les estudiantes. En esta línea, hasta el año 2020 han habido propuestas que van desde “Huerta” hasta “Historia de los Estados Unidos'', pasando por “Educación sexual integral en la infancia”. Por lo referido la enseñanza de la ESI queda sujeta a diferentes variables, sin garantizarse el acceso a ella como derecho.


A raíz de la demanda de les estudiantes de diversas carreras del Instituto para la inclusión de la ESI como materia obligatoria en la currícula, realizamos una propuesta pedagógica que se canalizó mediante el Consejo Académico Institucional para que se dicten estos contenidos en los espacios antes mencionados. La misma fue aprobada en el año 2021, lo cual consideramos un avance significativo en el camino hacia la implementación plena de la ESI en el nivel.


Por otro lado, cabe destacar que el trabajo interdisciplinario que venimos realizando distintas docentes que integramos el equipo ha sido un trabajo ad honorem. Y que, en ese sentido, la coordinación de un espacio y tiempo destinado para tal fin implicó ajustar nuestras jornadas laborales desde un criterio voluntarista que consideramos insuficiente a la hora de pensar la posibilidad de institucionalizar la ESI en tanto derecho. En esta línea, en términos materiales, consideramos necesario que se destinen horas pagas al trabajo docente en esta temática con miras a reconocer a la ESI como un campo específico que demanda recursos para su implementación.


Advertimos que el desarrollo de esta propuesta de formación docente se enmarca en una militancia por la ESI de la cual las docentes participantes estamos convencidas, pero eso no quita la necesidad de la institucionalización de la misma en tanto espacio laboral que resulta indispensable para garantizar una continuidad pedagógica.


En esta experiencia buscamos recuperar las tensiones inherentes para poner en evidencia la necesidad de transversalizar la ESI, no solo en el currículum explícito sino también en el currículum oculto[2].


En este marco, la inclusión de la ESI se torna indispensable en las carreras de formación en tanto herramienta pedagógica que habilita a les futuros docentes a la elaboración de propuestas didácticas tendientes a desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo para y desde las infancias y adolescencias. Esto resulta nodal a la hora de pensar en una educación que estimule la construcción de proyectos de vida libres y felices.




------------------------------------------------------------------------ [1] Los Consejos Académicos Institucionales son los órganos colegiados de asesoramiento, propuesta, debate y decisión, para una gestión participativa, en el marco de la autonomía institucional en la unidad del sistema del nivel superior [2] Aquel que se transmite de forma inconsciente y donde emergen y se reproducen discursos y prácticas sexistas estereotipadas, que tienden a naturalizarse en la cotidianeidad de las aulas.


108 vistas0 comentarios