Investigación y producción de conocimiento en la formación docente inicial

Un grupo de profesores/as y estudiantes de Institutos de Formación Docente relata sus prácticas de investigación en la formación docente inicial. Una propuesta donde la producción de conocimiento constituye un trabajo colaborativo.


Por Irene Raigorodsky, Cristina Sansone, Andrea Chiesa, Daniel Bustos y Silvia Díaz Trivelli *


Fotografía: Damián Ferrari

Encuentro de Cátedras que Hacen Investigación


En 2009, en el distrito de Vicente López, Provincia de Buenos Aires, comenzó a organizarse un colectivo al que denominamos EnCaHIn (Encuentro de Cátedras que Hacen Investigación). En el encuentro participan cátedras de Institutos Superiores de Formación Docente y Técnica de la Región VI (Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre) que trabajan de múltiples maneras una propuesta de práctica investigativa con estudiantes durante el año lectivo.


Entendemos por prácticas investigativas aquellas acciones que aproximan a los sujetos a la problematización y producción de conocimiento situado. Cada año estas prácticas se visibilizan y comparten en un encuentro que se realiza alternativamente en distintos Institutos de la región. En estas jornadas lxs estudiantes presentan avances de proyectos de investigación, hallazgos y experiencias de prácticas investigativas realizadas al interior de cada cátedra. En cada comisión, se genera un espacio de intercambios, debates, reflexiones y producciones colectivas, compartiendo así saberes y procesos.


Los propósitos son: construir instancias de trabajo colaborativo, estimular el desarrollo de una actitud investigativa y de reflexión sobre la práctica, fomentar la búsqueda creativa que permita profundizar el análisis crítico de la realidad, desde su posicionamiento como sujetos propositivos.


La propuesta EnCaHIn, como dirían Alesso y Duhalde, “echa a andar una pedagogía de la itinerancia pensada como dispositivo para construir conocimientos sobre la problemática educativa en toda su complejidad. Todo esto desde una perspectiva crítica frente a la posición tradicional en la que la ciencia clásica pone a los sujetos sociales respecto de los objetos de análisis” (Alesso y Duhalde; 2017)



¿Por qué la investigación en la formación docente y técnica?


Y una pregunta más: ¿Por qué valoramos la producción de conocimientos en la formación docente inicial? El fortalecimiento de la investigación en la formación en Argentina formó parte de políticas públicas a partir de la promulgación de la Ley de Educación Nacional (2006) y la consecuente creación del Instituto Nacional de Formación Docente.


El vínculo entre lo estudiado en las instituciones y las prácticas en el territorio es un punto central en la formación. Cuando lxs estudiantes van a hacer intervenciones en las escuelas solemos escuchar a lxs docentes ya recibidos decir “ahora olvidate de lo que estudiaste en el profesorado, esta es la realidad” o escuchamos a estudiantes decir “todo muy lindo pero la realidad es otra” o “los libros hablan de una escuela ideal”. En resumen, se relativiza la posibilidad de transformaciones en el territorio. En este sentido las prácticas investigativas entretejen conceptos y acciones, visibilizan las experiencias innovadoras que interpelan las representaciones sociales dominantes.


Se prioriza, entonces, la problematización de las representaciones por sobre la rigurosidad metodológica; la ruptura del sentido común y la producción de conocimientos significativos como respuesta a las preguntas concretas de lxs estudiantes. Lo importante es abordar el mundo cercano y promover un vínculo con el conocimiento que busque problematizar más que normalizar o imponer. La lectura y análisis de la realidad concreta y cercana promueve la articulación de lo propio y cotidiano con lo académico. Los saberes arraigados en el territorio nunca son cerrados ni absolutos sino que manifiestan tensiones y disputas. En los itinerarios de la investigación suelen manifestarse estas tensiones y sentidos en disputa que interpelan a lxs estudiantes investigadores. Estas producciones de conocimientos abordan las problemáticas en toda su complejidad, conflictividad y territorialidad. Se materializan en el proceso de cada investigación concreta, las dudas, las dificultades encontradas, las decisiones tomadas, en fin, todo aquello que hace a la difícil y compleja tarea de construir conocimiento, por sobre la verificación de resultados.


Se trata de un proceso formativo colectivo donde cada uno aporta desde sus propios recorridos, saberes y experiencias. Las prácticas investigativas articulan el contexto del estudiante con la cultura académica. Hacemos nuestras las palabras de Graziano: “El propósito es quebrar la representación del investigar según una concepción cerrada de la academia (....) A la manera de templos del saber que se abren al mundo social para expropiar datos a sujetos e instituciones (...). Muchas veces están divididos entre los que piensan y los que hacen o entre los que juntan datos y los que luego los analizan”. Por el contrario, en el EnCaHIn se produce conocimientos en diálogo horizontal, con otrxs, construyendo una cultura académica en la que participan activamente lxs estudiantes desde su comunidad.

Las conclusiones tienen un fuerte anclaje territorial, donde lo propio y cotidiano se integra con lo académico y se visibilizan las múltiples formas de construir conocimientos en cada territorio; tomando las ideas de Kusch “mirarnos con nuestros propios ojos” o perder “el miedo de ser nosotros mismos” La noción de Prácticas Investigativas en la enseñanza trasciende ampliamente los espacios curriculares específicos como por ejemplo la materia Metodología de la Investigación Por lo tanto es posible y deseable incluirlas con carácter transversal, desde los primeros años de la formación.



¿Por qué compartir los conocimientos?


La producción de saberes por parte de los estudiantes se comparte con los pares en el proceso de trabajo, las exposiciones y el intercambio de preguntas y opiniones en cada comisión. Al compartir la experiencia de investigación con estudiantes de diversas carreras e Institutos, se prioriza que tomen la palabra, la hagan circular en diálogo y debate con sus compañerxs y elaboren conclusiones sobre el desarrollo de prácticas investigativas en sus carreras.


Fotografía: Damián Ferrari

Los EnCaHIn son cada año más numerosos. En el año 2018 se reunieron más de 300 estudiantes de siete Institutos de Formación Docente y Técnica. La producción de conocimientos se visibiliza, se comparte y promueve interpelaciones y nuevas búsquedas. La palabra circula horizontalmente, se discuten las ideas de todos los participantes.


Se manifiesta así la riqueza y complejidad de la construcción colectiva que problematiza los modos tradicionales de producción y trasmisión de conocimiento y fortalece esta idea de concebirlo como un diálogo de saberes descolonizador. Ese es para nootrxs el sentido de las prácticas investigativas en la formación docente.



* Profesores de ISFDyT Nº 39, 77, 52, 117 y 140 de la Región VI, integrantes del colectivo Encuentro de Cátedras que hacen Investigación en la Formación Docente y Técnica (EnCaHin)

3 vistas0 comentarios