¿Secuencias didácticas o intervenciones pedagógicas?

Un recorrido por la experiencia en el cuarto año de la Carrera de Educación Primaria durante la pandemia. Cuando se transforman los roles para sostener la enseñanza y el aprendizaje.



Por Adriana Kepic y Andrea Chiesa, profesoras del Campo de la Práctica IV en el Instituto Superior de Formación Docente N° 39 de Vicente López.



En marzo de 2020 el aislamiento social preventivo y obligatorio suspendió las prácticas en terreno. En el mes de abril la Dirección de Educación Superior de la Provincia de Buenos Aires difundió el Comunicado No 7/20 que nos dio un marco regulatorio con el cual comenzar a replantearnos el abordaje de las residencias del último año de estudio. Esta resolución plantea diseñar las prácticas de una manera diferente a la que conocemos, para dar cuenta de las “otras prácticas” en un mundo imprevisible, con propuestas de acompañamiento en las aulas virtuales de las escuelas asociadas al estilo de una ayudantía de cátedra.


Al pensar la residencia en esta compleja realidad acudimos a algunos conceptos ya presentes en el Diseño Curricular de la Provincia de Buenos Aires[1] que posibilitaron materializar la residencia como eje en la práctica en terreno. Necesariamente volvimos a plantearnos algunas preguntas fundamentales ¿cuál es el sentido de la escuela y de la educación hoy? ¿Qué docentes estamos formando? ¿Cómo lxs formamos? ¿Cuál es nuestro posicionamiento ético político como formadoras? ¿Cómo repensar actividades y postulados clásicos cristalizados sobre el recorrido apropiado de residentes?


Con esta situación tan particular lxs maestrxs de las escuelas del distrito crearon diferentes maneras de vincularse con lxs niñxs y con las familias para poder sostener una continuidad pedagógica. Se abrió la necesidad de inventar nuevas formas de aprender, de conocer, compartir y recrear las culturas. Con diferentes soportes tecnológicos se continúa enseñando, se elaboran materiales nuevos, se acercan actividades, se reciben las producciones de lxs niñxs, se corrigen trabajos y se hacen devoluciones valiosas entre otras cosas. Esta construcción colectiva compleja fue tomando formas y estilos muy diversos desde cada escuela. Se tuvieron en cuenta datos inéditos como las posibilidades de las familias a acceder a una computadora, a un celular con datos, las posibilidades de contar con un adulto que realice el vínculo entre la propuesta escolar y el estudiante entre tantas otras variables. Las desigualdades de las familias se expusieron de manera cruda y obligaron a resignificar muchas prácticas docentes.


Así en algunos casos lxs maestrxs sostienen la continuidad pedagógica por whatsapp, por mail, con cuadernillos fotocopiados, con los cuadernos “seguimos educando”[2] con llamadas telefónicas o por un programa de radio.


Entonces, los edificios de las escuelas están cerrados pero sigue habiendo enseñanza y la escuela con sus docentes siguen educando. Como docentes de estudiantes en formación creemos que esta es una escuela profundamente rica para reflexionar acerca de las prácticas de enseñanza concretas, su significado, su valor, sus ideales y desafíos. Es una realidad que nos interpela y requiere repensar el campo de la práctica docente en los profesorados. Un campo a veces cristalizado y con componentes de una mirada normalista de la docencia.



¿Cómo acompañar esta continuidad pedagógica que va mucho más lejos que simplemente enviar actividades para que lxs niñxs resuelvan desde sus casas? ¿Podemos tomar de ella elementos valiosos que enriquezcan la formación de lxs estudiantes? ¿Cómo podemos romper en lxs estudiantes con tradiciones fuertemente arraigadas que no dan respuesta a las necesidades de cuidado y vínculos de hoy?


Decidimos, tal como se sugiere en el Comunicado No 7/20 incorporar a nuestrxs residentes en el ámbito de trabajo real donde hoy se desempeñan lxs docentes y proponer un recorrido similar a una “ayudantía” a lxs maestrxs en una actividad colaborativa entre el Instituto formador y la escuela primaria. Llevamos cada residencia al formato partuicularísimo de continuidad pedagógica que cada maestrx fue construyendo, recuperando para lxs estudiantes un proceso de aprendizaje que se construye con otros y para otros.


Así, acordamos correr el foco de las residencias tradicionalmente puesto en las secuencias didácticas y pensar en la potencialidad de crear instancias formativas relevantes. Propusimos diseñar intervenciones pedagógicas que sean posibilitadoras de la enseñanza y el aprendizaje y que pueden o no formar parte de secuencias didácticas.

Planificar la Residencia 2020 nos llevó a pensar la residencia y a lxs estudiantes como sujetos creativos, críticos, capaces de conocer a lxs otrxs y a sus circunstancias con el marco que nos otorgan los horizontes formativos de la Educación Superior. Recuperamos los postulados del maestrx en formación no sólo como un “enseñante” sino como un pedagogx y también un trabajador cultural (transmisor, movilizador y creador cultural). La regulación de su trabajo “no proviene sólo de las normativas estatutarias y/o educativas en general, ni de las prescripciones institucionales a su práctica, como así tampoco de los avances del conocimiento pedagógico o disciplinar, ni sólo de las innovaciones sobre las prácticas de la enseñanza, muchas veces diseñadas por el mercado editorial. También proviene de la construcción colectiva de la práctica docente y del discurso pedagógico que la comprende y posibilita”[3].


Entonces desde esta propuesta, lxs estudiantes acompañaron los diferentes desafíos de las escuelas destino con “intervenciones” que fueron mucho más allá de la elaboración de secuencias didácticas:

- Participaron en un programa de radio que adquirió la forma de un espacio de encuentro, diversión, comunicación familiar y aprendizajes

- Elaboraron cuadernillos impresos

- Grabaron podcast

- Grabaron audios y videos de cuentos, hechos históricos o contenidos de ciencias naturales

- Elaboraron propuestas para ser implementadas por docentes en clases sincrónicas en plataformas virtuales.

- Participaron en reuniones virtuales con miembros del equipo docente y directivo

- Evaluaron actividades generando devoluciones hacia lxs niñxs.

- Colaboraron en el acompañamiento a estudiantes o grupos que requirieron atención específica.

- Elaboraron actividades lúdicas y recreativas para compartir con la familia.

- Diseñaron gift explicativos


Así trabajamos en la formación de lxs docentes con anclaje en la dimensión histórica y sociocultural, articulando los dos ejes de la formación docente: la enseñanza y el contexto. Desde esta perspectiva se resignifica el lugar del docente y adquieren valor central los saberes pedagógicos, que si bien incluye el diseño de secuencias didácticas no se agotan en ellas.





¿Qué dijeron lxs estudiantes?


Dice Débora Irigoyen: “En este tiempo que nos toca vivir, (...), se desarma cualquier intento de seguir haciendo lo que hacíamos, nos enfrenta a nosotros mismos en muchos sentidos. (...) A mi en esta pandemia, me tocó enfrentar mi residencia.”


“Se que sin vínculo es imposible el aprendizaje y en este atípico momento, debemos vincularnos de nuevas maneras. (...) No puedo imaginar oportunidad más rica para desenvolverme y poner en práctica todo lo aprendido durante estos años. (...) Siento que fue un plus, que me sumó, nuevos tips que podré utilizar en mi trabajo al volver, feliz y agradecida porque sigo aprendiendo y renovándome año a año.”


“entendí gracias a ello, que siempre hay que estar preparados y dispuestos a renovarse en el ámbito de la educación, incluso en épocas normales los grupos de niños pueden sorprendernos, la vida puede dar giros inesperados. Y si bien me sentí muy presionada y desbordada, trabajando muchas veces bajo presión (¡y claro que me hubiese gustado disfrutarlo más!), también me recordó constantemente que los alumnos (…) estaban viviendo situaciones similares. Eso me ayudó a ponerme en su lugar, desarrollando otra noción importante ¿Aún más que el vínculo? ¿Más que la resiliencia? Si, algo indispensable, la empatía.”


Dice Agustina Vila: “Si me preguntaban cómo imaginaba mi residencia, respondía que distinta a la que atravesé y es porque la pandemia nos metió a la fuerza en una especie de experimento educativo global que nos está obligando sin querer, a explorar qué pasa en un mundo en el que no podemos ir a la escuela física.”


“Yo me preguntaba si había algo que podíamos aprender de este escenario educativo que no elegimos, y la respuesta es que sí, que estamos aprendiendo cosas importantes. Se trata de humanizar la virtualidad, tener conciencia situada en este proceso, situado en un tiempo y espacio particular, para estos estudiantes y no otros, y donde los docente tienen en cuenta esto a la hora de construir la propuesta pedagógica.”

Este pequeño recorrido nos llena de orgullo y de esperanzas como formadoras, siempre hay espacios para seguir pensando en transformar este lugar en uno más justo para lxs niños. Por eso, en sintonía con el espíritu de este recorrido, retomamos el decir de Carlos Skliar al hablar de la formación docente como “una compleja trama de contenidos que se han desviado en los últimos años hacia el camino del maestro y profesor como simple mediador. (...) La figura de un maestro (…) es siempre aquel o aquella delante del cual podemos hacernos preguntas. No para que las responda, sino para que acompañe su naturaleza y existencia. Preguntas sobre el amor, el dolor, la muerte, las dificultades, la fragilidad, el hambre, la miseria. Hay que buscar un modo de reconquistar la imagen del educador en términos de una figura esencial en la vida cotidiana de una sociedad.”[4]




Bibliografía


DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN Diseño Curricular Para la Educación Superior. Niveles Inicial y Primario

DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN El Campo de la Práctica: proyectos de co-formación centrados en la reflexión pedagógica. Encuentros docentes y solidaridad en el contexto del ASPO. 2020

DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN Comunicado No 7/20 Las Prácticas Docentes en la Formación Docente Inicial: reflexiones, interrogantes y orientaciones. Los desafíos en el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Abril 2020

SKLIAR, CARLOS. Volver a la escuela va a ser complicado por cómo están los chicos y los educadores. Página 12. 29/6/2020 en

https://www.pagina12.com.ar/275284-carlos-skliar-volver-a-la-escuela-va-a-ser-complicado-por-co


------------------------------------------------------------------------ [1] DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN Diseño Curricular Para la Educación Superior. Niveles Inicial y Primario. [2] El Ministerio de Educación publica y distribuye periódicamente en las escuelas los Cuadernillos de Plan de Continuidad Pedagógica impresos para aquellos niñxs que no tienen acceso a la conectividad (Ministerio de Educación. Seguimos Educando. (2020) [3] DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN Diseño Curricular Para la Educación Superior. Niveles Inicial y Primario. [4] Skliar Carlos. Volver a la escuela va a ser complicado por cómo están los chicos y los educadores. Página 12. 29/6/2020 en https://www.pagina12.com.ar/275284-carlos-skliar-volver-a-la-escuela-va-a-ser-complicado-por-co


17 vistas

REVISTA INVENTARIO

Proyecto de Extensión Formación y trabajo docente - Seminario en movimiento (UNLU)